Si últimamente has estado insatisfecho con tus resultados y te has estado preguntando ¿Por qué no logro alcanzar las metas que me he propuesto en mi trabajo? Es probable que, sin darte cuenta y sin intención, estés cometiendo algunos de los errores más comunes relacionados con el bajo rendimiento profesional.

Estos CINCO errores pueden ser la causa de tu insatisfacción en una o más áreas de tu vida, así que lee con atención y toma acciones para erradicarlas.

 

1. No tienes objetivos bien definidos

9 de cada 10 personas tienen una idea muy vaga de lo que realmente deben lograr en su trabajo. La falta de objetivos hace que puedas dedicar tu tiempo a hacer muchas cosas, pero no necesariamente a hacer las cosas necesarias para lograr tus objetivos.

Si quieres hacer una diferencia real, empieza por preguntarte ¿Qué es lo que realmente debo lograr en mi puesto? ¿Cuáles son los proyectos que verdaderamente harán una diferencia en mi trabajo? ¿Qué responsabilidades recaen en mi puesto?

La gente verdaderamente exitosa tiene la habilidad de establecer objetivos específicos, medibles, alcanzables, realistas y con un tiempo claramente definido para su cumplimiento. Recuerda no es lo mismo decir “Quiero aumentar las ventas” a decir –“Quiero aumentar la facturación en un 12% para el primer trimestre del 2018.”

Si no sabes establecer objetivos vale la pena que empieces a documentarte sobre los métodos más efectivos para aterrizarlos.

2. No dedicas tiempo a la planificación

Un terrible error que cometen la mayoría de las personas es menospreciar el valor de la planificación y por eso no dedican el tiempo necesario para realizarla. Planear es tu oportunidad de dibujar mentalmente cómo quieres que vayan ocurriendo las cosas, aunque claro, a veces no todo sucede conforme al plan, siempre es mejor tener claro qué quieres que ocurra primero y qué quieres que ocurra después.

El simple hecho de dedicar 10 minutos a la planeación de tu día te puede ahorrar hasta 120 minutos de retrabajo o tiempo mal invertido. Planificar es una tarea sencilla, sin embargo, nos han hecho pensar que es difícil, hoy existen cursos muy efectivos con los que puedes aprender a planear de manera rápida y sencilla.

 

 

3. No valoras tu tiempo

El tiempo es el recurso más valioso con el que cuentas, pues solamente a través del tiempo puedes alcanzar tus objetivos y multiplicar otros recursos como la salud, la prosperidad económica o tus relaciones personales.

A diferencia de otros países, en México valoramos muy poco este recurso, tan es así que todos los días perdemos millones de minutos en eternas llamadas telefónicas que no conducen a ningún lugar, o en juntas de trabajo que no tienen ningún propósito.

Tu tiempo que es muy valioso y sin darte cuenta puede estarse consumiendo en trivialidades; si esto te está pasando necesitas con prioridad un diplomado o seminario en Administración del tiempo o de Eficacia Personal.

4. Inicias tu día sin preparación

Llegar a la oficina sin descansar lo suficiente, sin desayunar o de mal humor es la receta perfecta para el bajo rendimiento. Todo profesional de alto desempeño sabe que para tener un rendimiento sobresaliente necesita sentirse bien y eso empieza desde la salud física hasta la emocional.

Cuando tu cerebro no ha descansado o no cuenta con los nutrientes necesarios para trabajar, simplemente no será tu mejor aliado, sino todo lo contrario, te incitará constantemente a que abandones tus objetivos.

Recuerda prepararte muy bien, un libro que te recomendamos se llama “La mañana milagrosa” de Hal Elrod.

5. No enfocas tu atención

Cuando estás realizando alguna actividad y de pronto algo te distrae, tu cerebro se desconecta y para regresar a la misma actividad requiere esforzarse nuevamente. Una tarea que normalmente realizarías en 10 minutos te puede tomar hasta 50 minutos debido a las constantes distracciones.

Existen diversos tipos de distractores que consumen tu día y te hacen mucho mal, algunos de ellos pueden resultarte conocidos Facebook, WhatsApp, las alertas de correo, el ruido de la oficina, tus voces internas, los colegas y muchos más. No se trata de erradicarlos de tu vida, se trata de dedicarles el tiempo y el lugar adecuados para atenderlos, SÍ Y SOLO SÍ, ya has atendido tus temas más importantes.

Recuerda, no importa cuanto te esfuerces, es probable que termines agotado y sin resultados, mientras no apliques las estrategias que las personas de éxito dominan: establecimiento de objetivos, planificación, enfoque, preparación emocional y gestión del tiempo.

¿No sería maravilloso que tuvieras todas estas herramientas para dar un giro a tu vida personal y profesional? Haz click aquí para conocer ACHIEVERS, un entrenamiento poderoso con el que tu y tus colaboradores aprenden a enfocarse y a simplificar tareas para alcanzar resultados verdaderamente impactantes en la organización.

DA CLICK PARA CONOCER LOS BENEFICIOS

Leave a Comment