Imagina que cada día tomas un taxi y el chofer te pregunta ¿A dónde quiere que lo lleve? y tu respondes – A cualquier lugar está bien – .

Definitivamente el taxi te llevará a algún lugar pero seguramente no será al lugar a dónde deseas llegar.

 

Esta situación se presenta en una gran cantidad de empresas en México, pues la mayoría de ellas no cuenta con objetivos claramente definidos y opera todos los días siguiendo la inercia en vez de una dirección.

Cuando las personas no saben qué es exactamente lo que tienen que lograr en su puesto o en su departamento, es claro que los resultados serán muy bajos y la organización enfrentará severas consecuencias.

Algunas de estas consecuencias es que sin objetivos no es posible medir el desempeño nunca se sabe si la empresa o un colaborador van en el sentido correcto o incorrecto. Reconocer un logro o dar retroalimentación objetiva, es prácticamente imposible pues no se tienen parámetros.

 

 

La motivación de los colaboradores también se ve afectada cuando no hay objetivos,  pues las personas trabajan de manera mecánica resolviendo las urgencias pero no tienen una meta definida que les haga sentir estimuladas para lograrla. No existe entusiasmo ni razones para realizar mejor las actividades.

Cuando la empresa no pasa por un buen momento, son los objetivos lo que hacen que las personas sigan adelante y trabajen con espíritu de equipo,sin metas claras la empresa puede dar la impresión de que es más importante el trabajo individual que la suma de todas las partes.

Dadas las condiciones del nuestro entorno, trabajar con objetivos no es opcional para las organizaciones, es algo más bien trascendental, por lo que cada vez toma mayor relevancia que todo el personal de la empresa (desde puestos ejecutivos hasta la más alta dirección) desarrolle la habilidad de establecer objetivos.

Hoy, días antes de finalizar el 2018, pregúntate ¿Tengo claridad de los objetivos de mi puesto? ¿De mi departamento? y  de ¿Cómo se relacionan mis resultados con los objetivos de la empresa? Recuerda que ya no vivimos en la época de la pasividad y si no cuentas con esta información es tu responsabilidad generarla y validarla con los líderes de la organización.

 

Si no sabes por dónde empezar,  te recomendamos llevar a tu empresa uno de los entrenamientos  más efectivos con el que tus colaboradores aprenden a establecer objetivos y diseñar planes de acción eficaces que les ayudarán a mejorar su desempeño de forma sobresaliente en el 2018.

 

Haz click aquí para conocerlo.

 

 

Leave a Comment